VEEMAG

Entretenimiento adulto

Menú del día

Angy en Interviú

angy en interviú

©Interviú

Como los juegos de mesa, Angy es para todos los públicos: de 0 a 99 años. Fue ídolo entre los adolescentes gracias a la serie Física o química, y su participación en el programa musical Tu cara me suena le dio la popularidad que le faltaba entre niños y mayores.

angy-4

La música me mola porque he podido sacar disco y ahora estoy con ello de lleno, pero interpretar me encanta. Me gusta todo lo que tiene que ver con la actuación, el doblaje, el teatro… Hice una película hace dos años y ahora voy a hacer otra. Y quiero hacerlo mejor porque a veces me veo y digo: “¡Madremía, qué horror!”. Y yo sé que lo puedo hacer mejor, sé que puedo dar más de mí, me da rabia que a veces no me valoren, pero es que yo sé que lo puedo hacer bien, coño.

Tengo 430.00 seguidores en Twitter: Soraya ha dejado de seguirme, y yo a ella

angy-1

©Interviú

angy-3

©Interviú

angy-2

©Interviú

Fuente: Interviú.

COMPARTE ❤

SUSCRÍBETE 📪

Suscríbete y recibe al instante todas las publicaciones en tu correo. La suscripción es instantanea y no requiere de registros.

Además, nunca te mandaremos spam y podrás darte de baja cuando quieras.

Nací en Uvalde pero crecí en la localidad texana de LongView. Mi madre Kay era profesora y mi padre Jim, ya fallecido, era jugador de fútbol profesional americano y propietario de una gasolinera. Eran tiempos felices.

Leave a Reply

Notificarme cuando...
avatar
Organizar por:   nuevos | antiguos | mejor valorados
locomotion2000
Miembro

No se ven las imágenes.
Por favor mira de volver a subirlas.

wpDiscuz

Usamos cookies para personalizar el contenido, los anuncios, analizar el tráfico web y para que la web funcione de puta madre. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar